El lanzamiento del Grupo industrial de cementos de Argelia (GICA) en los mercados internacionales, con sus primeras operaciones de exportación realizadas el 10 de mayo de 2018, es el fruto de la política nacional de inversión en este sector.

Las ventajas que se ofrecen a los inversores en este ámbito industrial y el acompañamiento que les aseguran los poderes públicos, es lo que permitió el arranque de la producción de cemento en Argelia, país que antes lo importaba por 500 millones de dólares al año.

Muchos esfuerzos de coordinación, especialmente por parte de los sectores aduanero, de transportes y de obras públicas así como y de la autoridad portuaria de Djendjen (de la provincia de Jijel), fueron necesarias para organizar la logística y la red de gestión, indispensables para el éxito de esta operación de exportación de 200.000 toneladas de cemento no pulverizado (klinker) que se inició con 45.000 toneladas y continuará de manera progresiva, a razón de 7.000 toneladas al día.

Esta operación se inscribe en el marco de un contrato entre la empresa de distribución de materiales de construcción  'So dis mac', filial del grupo GICA, y un industrial español, y cuyo valor de mercado se ha estimado en más de un millón de euros en el desarrollo económico del país.

Para asistir a los exportadores, el Puerto de Dejndjen mobilizó una superficie de 20.000 m2 para el almacenamiento de la mercancía y una nave de 6.000 m2, con una reducción del 50% del coste de manipulación y elevación, y del 75% de los gastos de los servicios marítimos (pilotaje, remolque, amarre).

En 2017, el Grupo GICA registró una producción récor de cemento de unas 14 millones de toneladas, contra 12,6 millones de toneladas en 2016. Con sus 12 fábricas de cemento, GICA se propone alcanzar una producción de 20 millones de toneladas de cemento de aquí a 2020, gracias a sus dos proyectos de fábricas de cemento en Béchar y Oum El Bouaghi, y al aumento de las capacidades de producción de las fábricas de Chlef y Zahana.